Vinos Can Rubí

Historia

Lorenzo y Tomeu Rubí preservan la tradición de su familia como vitivinicultores manteniendo en su memoria la iniciativa de su bisabuelo Bartolomé Rubí, que cuando la filoxera se había cebado en las viñas de Francia, al igual que otros vinateros de la isla, inició la exportación en gran escala desde los puertos de Palma y Sóller, principalmente a Francia vía Port Vendres, Sète y Marsella. Época dorada del vino mallorquín, hasta que se esfumó al alcanzar la terrible plaga, en mayor o menor medida, a todas las zonas de viña de la isla. En 1912, el bisabuelo de Lorenzo y Tomeu Rubí reinicio la actividad vitivinícola de la familia, produciendo y vendiendo vino a granel, con ayuda de su hijo Antonio que continuó la actividad hasta que se vio obligado en 1936 a interrumpir la producción a causa de la Guerra Civil. No sería hasta 1960 cuando Bartolomé Rubí padre retomaría la actividad. Aunque la base y los inicios de esta bodega de Santa María han sido el vino a granel, tienen una larga experiencia en el embotellado que aumenta año tras año. Los actuales propietarios Lorenzo Rubí y Tomeu Rubí son la cuarta generación de los Rubí, equipados con nuevas tecnologías y a la vanguardia de las nuevas técnicas han lanzado varias líneas de vino de alta calidad.